Don Jaime Salinas Véliz: LAS PERSONAS MAYORES Y LA RURALIDAD EN MELIPILLA

por | julio 4, 2020

Para don Jaime Salinas Véliz, nonagenario escritor melipillano y profesor de Historia, uno de los más graves problemas que presenta el sector de las Personas Mayores en la Provincia de Melipilla, es la baja participación en las Instituciones, las que se han creado precisamente para optimizar su inclusión en el conglomerado que integran en razón de nuestra edad. En Melipilla, cerca de un 25% de las Personas mayores NO SE HA REGISTRADO en ninguna de nuestras instituciones. Esto significa en números redondos, que aproximadamente unas 1500 Personas Mayores, aparezcan desvinculadas de sus congéneres.

Como es de suponer, esta situación genera en muchas ocasiones situaciones indeseadas. Por ejemplo: Desconocer el contenido de algunas disposiciones que les conceden beneficios, y por tanto no pueden impetrar su reconocimiento, de esta forma, la gestión del ESTADO pierde eficacia, al no poder llegar como se quisiera, a todos los rincones de nuestro territorio, y ahora, ¿Cómo nos aproximamos a un avance positivo en este sentido?

Tendríamos que recurrir una vez más al Servicio Nacional de Salud, para que a través de sus hospitales, de sus CESFAM, y con el concurso del Instituto de Previsión Social, todos sus funcionarios se sirvan indicarles a los usuarios a fin de que regularicen su situación con el Club de Adultos Mayores más cercano a su domicilio. Allí, esperamos poder entregarles material informativo en relación a los Derechos que les conciernen, y lo más importante, esperamos que las Directivas de los Clubes de Adultos Mayores de toda la Comuna, incluyan en la tabla de sus Reuniones Ordinarias, un espacio para que funcione un CONVERSATORIO, instancia en la cual se podrán abordar el análisis de las Leyes, Reglamentos y Ordenanza que regulan la institucionalidad de las Personas Mayores en nuestro país.

Un CONVERSATORIO es la Organización originaria y fundamental que nos permite el conocimiento y difusión de los textos que nos interesan. Se trata de entablar una simple conversación en un grupo pequeño de personas, tan simple como aquella que tenemos en el comedor familiar, o en la mesa de algún bar, o bien, en algún banco de la plaza. Sólo que en este caso, algún socio en su condición de Secretario, dejará constancia de los temas tratados y de sus conclusiones.

A éste propósito, y a manera de ejemplo, me voy a permitir citar dos textos que respaldan el Derecho que invocamos. En primer lugar, el Artículo N° 2 de LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, que nos dice: «Toda persona tiene Derechos y Libertades proclamados en ésta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquiera otra índole, origen nacional, posición económica, nacimiento, o cualquiera otra condición» 

Y en el mismo sentido, cito también el 3o del Artículo 19 de la Constitución Política de Chile, que nos dice: «La Constitución asegura a todas las personas: La igual protección de la Ley en el ejercicio de sus derechos». En este punto, siempre debemos tener presente que «las Políticas Públicas son el conjunto de medidas y acciones con que el Gobierno y la Administración del Estado procuran dar respuesta a los requerimientos y necesidades de la sociedad.

Como vemos cada documento se concilia con el anterior, estructurando una completa unidad de criterios, unidad que viene desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos 1948, luego sigue con la Constitución Política de Chile, enseguida, la Convención de Ipacaray, para concluir finalmente, en la Ordenanza Municipal de Melipilla de 2019.

Una aproximación a las personas Mayores del Mundo Rural actual. 

De partida debemos reconocer que se trata de un problema complejo, que tiene una larga data que se viene generando desde los tiempos de la Conquista emprendida por el Imperio Español sobre los territorios americanos. Desde luego, se trata de un fenómeno multicausal, con numerosas variables, cuyo análisis, materia de especialistas, naturalmente queda al margen de nuestro trabajo y de nuestras posibilidades.

Por lo pronto, eso sí, podemos destacar algunas características que son relevantes para el tarea que pretendemos llevar adelante. De partida, debemos reconocer que existe en el ámbito de las Personas Mayores pertenecientes al mundo rural de nuestra Provincia, una situación desmedrada en el aspecto económico, cultural y social. Se trata de una realidad insoslayable, que se comprueba a simple vista. Intentando esbozar un cuadro muy sintético de la situación, tendríamos lo siguiente:

La inmensa mayoría de la población de Personas Mayores del Sector Rural de la Provincia de Melipilla presenta las siguientes características:

Cuenta con muy BAJAS PENSIONES para su sustento.

Esto se podría explicar por las siguientes razones:

  • Estas personas siempre trabajaron en tareas MAL REMUNERADAS.
  • El Sistema Previsional al que están adscritos obligatoriamente, ES SIMPLEMENTE 
  • Estas personas, durante su Vida Activa, casi siempre se desempeñaron en faenas calificadas como «pesadas», lo que implica trabajar con una alta exigencia física.
  • Esto al final pasa la cuenta, lo que se traduce en una ALTA INCIDENCIA DE ENFERMEDADES INVALIDANTES, para este sector.
  • Finalmente, esto redunda en el SECTOR DE LA SALUD, por cuento se hace presente de inmediato UNA MAYOR DEMANDA POR LOS SERVICIOS MÉDICOS, para este tipo de pacientes.

En general se puede decir que estas personas cuentan al final de sus vidas con UNA BAJA ESCOLARIDAD. 

  • Esta se traduce en una persistente dificultad para entender y seguir las instrucciones que entregan los profesionales de la Salud. En general presentan cierta DESCONFIANZA en la eficacia de la Medicina Alópata, prefiriendo derechamente la Medicina Ancestral.
  • LA FALTA DE ESPECTATIVAS ECONÓMICAS para los jóvenes de estos sectores, ha AVIVADO un movimiento gigantesco, de carácter planetario si se quiere y que consiste en la MIGRACIÓN RURAL-URBANA JUVENIL MASCULINA Y FEMENINA, para los Siglo XX y  XXI. 

A este respecto no puedo dejar de mencionar al Canta-autor argentino Atahualpa Yupanqui, que con esa rara cualidad que tienen los verdaderos poetas de «decirlo todo con pocas palabras», toma este tema de la siguiente forma: 

«Cuando salí del pago 

le dije adiós con la mano, 

y se quedó mama vieja 

muy triste en la puerta el rancho.» 

Ahora, pensando en esa persona que se queda en el campo, absolutamente sola con sus recuerdos, se podrá apreciar en su absoluta integridad el significado de la palabra SOLEDAD.

Finalmente esta condición impregna un cuadro social desastroso: de aquí al DESAMPARO Y LA DESOLACIÓN no queda más que un paso.

Esta es una evidencia más que nos revelas la alta importancia que DEBE tener para un país, el contar con un SERVICIO DE SALUD, MODERNO Y ARTICULADO para TODOS los Sectores de la ciudadanía, porque su presencia puede ser requerida por todos ellos, en todo momento y lugar.

Según parece, y en conformidad con todo lo anterior, será preciso imponer un nuevo paradigma gubernamental en el sentido de PRIORIZAR EL PRESUPUESTO DESTINADO A LA SALUD, COMO REQUERIMIENTO INDISPENSABLE DE TODA SOCIEDAD CIVILIZADA, y que desea como COMUNIDAD, ponerse al resguardo de cualquier eventualidad fatídica como la que estamos viviendo.

Por tanto, y a propósito de la condición de PANDEMIA que nos aflige, según lo que veo, el primer gesto que deben dar incuestionablemente el GOBIERNO Y EL PARLAMENTO ES:

DESTINAR MAYORES RECURSOS ECONÓMICOS Y HUMANOS AL SECTOR DE LA SALUD EN CHILE, !AQUÍ Y AHORA!

 

 

Comparte: